12 nov. 2016

John Steinbeck




John Steinbeck


El autor por el que me he decantado este mes es John Steinbeck. Un novelista americano que nació en California allá por el año 1902 y que, curiosamente, nunca llegó a graduarse en la Universidad de Stanford donde empezó a cursar sus estudios universitarios, aunque recibiera el premio nobel de literatura en 1962 y al que algunos consideran uno de los mejores narradores de la corriente naturalista o del realismo social americano.

            Sus obras retratan a la sociedad americana de la época. Quizás porque era un escritor de estilo realista o, simplemente, porque tuvo que realizar múltiples trabajos como obrero de la construcción o jornalero rural entre otros, que le ayudaron a comprender mejor la estructura e injusticia social de su tiempo. Un tiempo, dicho sea de paso, convulso y duro,  La Gran Depresión. Lo cierto es que esta visión e interés por la clase trabajadora y los desfavorecidos impregna toda su obra. Otros piensan que, criado en un ambiente de granjeros ricos, rechazó la visión que sus familiares tenían de la estructura social existente basada en la explotación de los trabajadores mejicanos y de los okies (los blancos que abandonan el medio oeste por la sequía y la depresión) y que él nunca compartiría. No entendía que el bienestar de los terratenientes se hiciera a costa de la miseria de los trabajadores. Algo que, si miramos en la actualidad, no ha cambiado mucho por aquella zona y otras más lejanas.    

            En 1926 conoce a la que sería su primera esposa, Carol Henning, con la que se casa en 1930 y de la que se separa en 1942. Su pena tardó poco en disiparse, un año después se volvería a casar. Matrimonio que le dio dos hijos y que mantuvo hasta la fecha de su muerte, 1968.

Sus obras y premios


Aunque escribe su primera novela en 1929 “La copa de oro” de ficción histórica, no sería hasta 1935 con “Tortilla Flat” cuando la sociedad californiana le premiaría como el mejor escritor de novela del estado de California.

            Pero no es hasta 1937 cuando el nombre de Steinbekc traspasará las fronteras de su estado natal. Su novela “De ratones y hombres” describe de forma detallada los problemas de la clase obrera de California en la búsqueda de trabajo y de supervivencia durante la gran depresión. Llevada al teatro con gran éxito terminó ofreciéndole un nuevo premio, esta vez el de la crítica de Nueva York.  Esto le impulsó a escribir dos obras de teatro que también fueron representadas obteniendo un éxito relativo.

            Dos años después, 1939, publicará la que está considerada como la mejor de sus obras “Las uvas de la ira” por la que recibe el premio Pulitzer entre agrias polémicas y un rechazo de pleno en el estado que le vio nacer por parte de la clase más tradicional del mismo. A parte de las dos novelas indicadas sólo mencionaré una más, “Al este del Edén”. Esta es la favorita del autor y conforma junto a “De ratones y hombres” y “Las uvas de la ira” lo que para muchos son sus tres mejores obras.

            Aunque sólo mencione algunos títulos, la bibliografía de Steinbeck es extensa. Trabaja la ficción y no ficción, los relatos y los guiones cinematográficos, señalando que varias de sus novelas y múltiples guiones han sido llevados al cine con gran éxito de crítica y público.

Poco prolífico en premios literarios, sin embargo,  le fue concedido el  Nobel  de literatura en 1962 por el conjunto de su obra,  donde dio un pequeño discurso  de agradecimiento. He de comentar que cincuenta años después, la academia reconoce que se le concedió por ser el menos malo de los más de cincuenta candidatos ese año. De hecho se dice que ha sido una de las peores elecciones hechas por la academia. Crítica que fue refrendada por el New York Times e incluso por el propio Steinbeck cuando se le preguntó si merecía el Nobel y él mismo contestó “Francamente, no”. Bueno,  cosas de la Academia sueca. De Murakami y Bob Dylan ya hablaremos otro día.

En fin, Steinbeck,  a fecha de hoy, sigue siendo un autor controvertido, especialmente en su California natal y muy denostado en el país por sus ideas socialistas como dicen algunos. Yo soy de los que piensan que simplemente se limitó a retratar la injusticia social de la manera que mejor sabía hacer, escribiendo. Algo por lo que no se le ha perdonado todavía, quizás por qué ésta sigue existiendo con la misma virulencia de entonces o quizás más.

Bueno, y hasta aquí el autor del mes. Sed buenos y leed mucho.

Publicado en Factoría de Autores    -    Jesús Coronado    2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario