22 oct. 2012

El curso de la naturaleza


                                                         

        El curso de la naturaleza




Sus besos siempre me resultan familiares. Sus caricias tan cercanas que mi piel puede sentir la afinidad de su piel. Pero me da igual, noche tras noche nuestros cuerpos se unen hasta saciarse de estar en cueros.  Luego, abandona mi habitación en silencio y me deja a solas, inmóvil, a oscuras.

Y así todos los días que mi mente alcanza a recordar. He llegado a considerar que la vida está compuesta de esta rutina, que de algún modo considero placentera. Y aunque a veces percibo sensaciones que no sabría clasificar, las desecho, pues aunque siempre siento familiaridad en los encuentros, en todos ellos hay algo diferente. Amor, sí, pero con matices.

El comedor a la hora del almuerzo y la cena es un autentico caos. Diez personas son muchas para mantener un cierto orden, pero tanto Luis como María han desistido hace ya tiempo de intentar dominar la situación. Se limitan a servir la mesa y a dejar que todo fluya como un riachuelo. Al final siempre termina encontrando el cauce del río.     

Hoy, para colmo, Luisa discutía con Elvira sobre que día de la semana era. A sus veinticuatro años y siendo la mayor de los hermanos a duras penas imponía su criterio. Quizás por que tan solo les separa un año, quizás simplemente por entender que las normas eran las normas y había que cumplirlas. Así que Luisa ha terminado claudicando ante las explicaciones de Elvira. La cena terminó como siempre, entre ruido de platos y reparto de tareas. Apenas un rato frente al televisor y a desfilar de forma ordenada hasta la cama.

Elvira ha esperado hasta que solo se oyen  respiraciones pausadas y profundas y algún ronquido ocasional. Se levanta cuidadosamente, y tan despacio como siempre, recorre la distancia que la separa de la habitación. Abre la puerta muy despacio. Observa como Antonio vuelve la cabeza hacia ella y rápidamente se deshace del camisón para meterse en la cama junto a él. Hoy es martes y ella cierra la ronda. Así lo decidieron todas las hermanas el día que Antonio, su hermano mayor,  despertó recobrando la conciencia. El accidente apenas le permitía mover los brazos y la cabeza, ni tan siquiera razonar y recordar su nombre. Pero lo mejor de todo aquello es que su ceguera le impedía vernos el rostro. Hablar, era lo de menos. Mi padre y su extrema religiosidad quiso que la civilización no nos corrompiera después de lo ocurrido, aislándonos a kilómetros de ella. Pero la naturaleza sigue su curso y desaprovechar lo bien dotado que estaba nuestro hermano… era una autentica pena.


                                                                                                          Jesús Coronado

11 oct. 2012

El Manuscrito I: El Secreto

EL MANUSCRITO I  (Blanca Miosi)



Título: El Manuscrito I El Secreto
Autora: Blanca Miosi
Editorial:  Ediciones B
1ªEdición : Mayo 2012


Sinopsis:

Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque a un extraño personaje: un comprador-vendedor al peso de libros usados. El hombrecillo reconoce a Blohm y decide regalarle un manuscrito muy especial. El escritor empieza a leerlo, pero cuando lo cierra desaparece todo lo que había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Los personajes del manuscrito existen, y está ocurriendo justo lo que decía la novela.

Para encontrar a los personajes viaja a Roma y, en Catorce trepidantes días, deberá descubrir junto al personaje principal el secreto dejado por el conde Claudio Contin-Massera a su sobrino. Así arranca una búsqueda que los llevará desde bibliotecas encadenadas hasta las catacumbas de Armenia y la isla de Capri.

Autora:

No conocer a estas alturas a Blanca Miosi si uno se mueve a través del éter informático es muy raro. Precursora de lo que se ha dado en llamar “Generación Kindle” forma parte, junto con otros autores, de este grupo que tienen en común su decisión de auto publicarse en formato digital y realizar una promoción personalizada a través de las redes sociales. Ensalzado a veces y vilipendiado otras, lo cierto es que los autores del citado grupo cuentan con una calidad  literaria comparable a escritores de renombre que se limitan a la novela impresa y que a veces realmente simplemente venden por su nombre y por la editorial que los avala.

 Blanca nace en Perú pero vive desde hace años en Venezuela.  Escritora con varias obras publicadas en formato impreso  y digital “El pacto” (2004), La búsqueda (2008 ganadora del Thriller Award 2007) y “El legado” (2009). Y además en formato digital “Dimitri Galunov”, “El cóndor de la pluma dorada” y “La última portada” así como algún que otro libro de relatos y diferentes colaboraciones en antologías con otros autores.

Autodidacta, decide auto publicarse y entra de lleno en Amazon ocupando rápidamente los primeros puestos con El Manuscrito I  en España, lo que hace que Ediciones B se fije en ella y decida publicar la novela en formato impreso. Actualmente varias de sus obras ocupan los primeros puestos en este portal en distintos países.

Autora muy unida a sus lectores, demuestra que ser escritor y mantener una gran interacción con los mismos es posible. Algo que otros autores consagrados deberían aprender. Además mantiene un blog activo que merece la pena visitar, ya que  realiza una labor de divulgación envidiable para todos aquellos que quieran iniciarse en el difícil mundo de la literatura impresa o virtual. Esta es su dirección:



Opinión:

Solo hay que leer el prefacio para que el Manuscrito I te enganche. Recuerdo que Blanca, en una de las entradas de su blog, escribió lo que para ella eran las normas principales para escribir un best seller, decidiendo poner en práctica las mismas en su siguiente obra. Y así nació el Manuscrito I, posiblemente la obra más vendida de las publicadas por ella. En esta novela Blanca nos introduce de lleno en la intriga desde el inicio, con un manuscrito muy particular que obliga a su protagonista Nicholas Blohm, a encontrar a los personajes descritos en el mismo con la sorpresa de que estos son reales y que, además, se encuentran vivos, coleando y viviendo las circunstancias que el manuscrito describe. Y para colmo con un gran secreto que  él mismo ayudará a descubrir a través de la interrelación con ellos y las situaciones que la misma provoca.

En cada capítulo la autora nos va dejando  con una intriga pendiente de resolver  que hace desear continuar con la lectura para desvelar cuanto antes la misma, pero que a su vez no hace sino dejar paso a una nueva. El Manuscrito I es un libro muy fácil de leer, sumamente entretenido y escrito con un lenguaje no rebuscado que conecta rápidamente con el lector. Y desde luego, con un final tan sorprendente como el inicio.

Muy recomendable.


                                                                                            Jesús Coronado -